Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

La segunda agresión: la más dolorosa y la que cuesta más curar.

Imagen
Dos niños se peleaban al salir del colegio. El más fuerte golpeaba al más pequeño sin que nadie lo evitara. A su alrededor, los demás niños miraban e incluso animaban al mayor para que siguiera con su violencia injustificada.
-¿Porqué me pegas si yo no te he hecho nada?- decía el pequeñín entre lágrimas.
-Por que puedo y me da la gana.
Cuando el maltratador se aburrió de golpear a su victima la dejó tirada en el suelo, dolorido, sollozando. Los demás niños se marcharon, solo quedaron un par de compañeros para llevarlo a casa. Durante el camino, cuando el niño golpeado recuperó un poco las fuerzas paró sus pasos y se encaró a "sus amigos".
-No hace falta que me acompañéis, es más, es mejor que no volváis a dirigirme la palabra.
Los dos niños se miraron extrañados y le dijeron:
-Así nos pagas nuestra ayuda. Eres un desagradecido.
-No necesito vuestra ayuda cuando mi cuerpo esta dolorido por los golpes, estos sanarán. Pero los golpes que vosotros me habéis dado no se me curaran jamás,…

El coleccionista de sueños (I)

Imagen
Elizabeth limpiaba la casa del Sr. Guerra sin la prisa habitual, hoy podía entretenerse charlando más que de costumbre. Su hijo tenía excursión con el colegio y no regresaba hasta las seis.

-¡Ahhh...chissssss!.


-¡Salud Elizabeth!, ¿no estarás otra ves con la alergia?, ¿verdad?.

-No lo creo Sr. Guerra, seguramente es un poco de resfriado que he pillado en ese cuartucho al que mi casero llama piso seminuevo.

-Ten cuidado con esa caja, ya sabes que es mágica- le sonrió con un guiño de ojo- y llámame Jonay que no soy tan viejo y nos conocemos desde hace tiempo.

D. Jonay vivía solo, no se le conocía familia, ni se sabía si algún día la tuvo. Era un hombre afable, hablador y que casi siempre estaba de buen humor. Tenía una pequeña tienda de víveres en el barrio de la que apenas sacaba para cubrir gastos y de la que, por supuesto, no vivía. Se rumoreaba que se había prejubilado siendo un alto cargo de uno de los bancos más importantes del país, con una paga tan elevada que no necesitaba trabajar …

Diálogos con: La muerte

Imagen
-Quizás esta sea la conversación más difícil que he tenido
-Eres tú quien me llamó en tu imaginación, ¿por qué lo hiciste?
-Porque creo que todos debemos hablar contigo, aunque sea, al menos, una sola ves en nuestra vida. Te imaginaba de otra manera.
-Ya, seguro que más huesuda y con una horrible capa negra. Pues no, engordé, visto con ropa de colores y me dejo crecer el pelo. Y para nada necesito ese trasto de la guadaña.
-La verdad es que estas mejor así, antes dabas bastante miedo. ¿Por qué te tememos tanto?.
-No lo sé. Yo soy parte de la existencia. Nacer y morir son hechos naturales, que forman parte de cada ser vivo. Pero no todos me temen, hay unos pocos que me comprenden. Creo que tiene que ver con saber vivir, aprovechar los escasos instantes del camino para dejar huellas profundas que perdurarán mucho tiempo después de yo visitarles.
-Ahora que me fijo, pareces algo triste.
-Mi trabajo es duro. A veces tengo que visitar a seres que empiezan a vivir, a otros que no aprendieron a ama…