viernes, 31 de octubre de 2014

¿Muertos de hambre?

Si alguien cree que sería la misma persona sin la música, la literatura, el cine, el teatro, la pintura, la moda, la escultura... o cualquier otro arte que la imaginación y la creatividad humana haya creado, crea y creará para el disfrute del alma, solo podría calificarse de UN GRAN IGNORANTE.


domingo, 24 de agosto de 2014

Por estos... aún existimos.



Hay seres luminosos, ¡créelo! ¿O acaso no ves todos los días seres oscuros? Y si existen unos, ¿por qué no han de existir los otros? 

Son seres frágiles cuando nacen así, su luz es débil y tiende a apagarse rápidamente en la oscuridad que los amenaza.

Pero hay otros, improbables, imposibles a las certezas de la razón; que renacen del dolor, que sobreviven al odio, al terror y a la muerte de la voluntad; que aprenden a ser vistos, escuchados, comprendidos e… imitados.

Y por estos seres de luz, cuya mortalidad se convierte en anécdota, cuya voluntad vence a sus propias debilidades sin juzgar las ajenas, cuya alegría se contagia, cuya esperanza se concreta y cuyo amor se irradia sin prejuicios ni intereses, por estos… creedme… aún existimos.

 Fotografía tomada prestada del blog "FOTOARTE Cristina Faleroni".

Autor: ABENDSTERN

viernes, 27 de junio de 2014

Este jueves un relato: ESCENAS DE PLAYA


En mi isla, allá en el norte, aún existen playas agrestes esculpidas en la lava, al pie de acantilados o en refugios de la fatigada costa. Playas con escasa arena o de rocosas sendas. Playas negras que estoicas soportan las embestidas furiosas del oleaje casi perpetuo. Y cuando el mar se atempera, pequeños y mayores bajan a disfrutar del baño en piscinas naturales de aguas mansas, cristalinas y poco profundas; o se atreven a cabalgar las altas ondas que el viento erige como colosos efímeros que mueren raudas en la orilla temeraria.

En mi isla, acá en el sur, al abrigo de los alisios la arena se acomoda en llanuras rubias formando dunas que el mar cercano refresca; o se mezcla con callados en la desembocadura de los barrancos, en domesticados paraísos donde el sílice se torna más oscuro a la sombra de urbanizaciones “a pie de playa”.  


Soy isleño. Pocos han sido los días de mi vida en que no he contemplado, lejano o cercano, el inmenso océano que nos envuelve; y pocos los recuerdos que no posea la reminiscencia, aunque sea efímera, del rumor del mar, el aroma salino o los destellos del sol o la luna sobre el agua tranquila.

“Vete a bañar”, fue su orden cuando la bese por primera vez, tumbados en la arena de Las Canteras, sorprendida y sin saber que hacer. ¡Fue el chapuzón más feliz de mi vida! Catorce años han pasado y seguimos nadando juntos; y ahora con nosotros, nuestra pequeña sirena.
ibso

Más relatos de "escenas playeras" en el blog de San: Y nacimos casualmente

Autor de las fotografias: ibso



viernes, 6 de junio de 2014

Este jueves un relato: Mundo laboral


Me miró con su inquietante ojo biónico (en los últimos años aquellos implantes se estaban haciendo cada vez más habituales entre los altos directivos de la empresa, transformándose poco a poco, de humanos en máquinas).

—Sr. Smith —gritó desde el otro lado del foso—, nos interesa su creatividad. Desde la esterilización de la raza es un bien cada vez más escaso entre los humanos clonados en laboratorio. Sabe que nuestras condiciones son ventajosas…

—«Y no tengo elección» —pensé.

—Esa actitud no es sana, sr. Smith —gruñó una voz metálica a mi espalda.

Era uno de los amos, completamente mecánico.

—¡Joder! —me dije—. Nunca recuerdo que “las latas” pueden leer la mente.

Como castigo, el robot rozo mi brazo izquierdo. La descarga chamuscó la carne y me hizo retorcerme de dolor en el suelo.

—No —pareció reír—, no tiene usted elección.

Las ventajas “laborales” de ascender de simple cobaya de noria a eslabón creativo, consistían en subir un nivel social, lo que me permitiría tener un descanso de ocho horas al día y dos comidas.

Cuando me enchufaron al escáner cerebral corporativo estuve seguro de una cosa: nunca cobraría el paro.
 ibso

Más relatos del "mundo laboral" en el blog de Encarni: Brisa de Venus

Fuente de la fotografía: Megaodd
Autor: Daniel Arnold-Mist

viernes, 23 de mayo de 2014

Este jueves un relato: me perdí en la noche



Continuación de otro relato (VERTIGO), que si queréis podéis leer para entender mejor este.

No pude operarme. La ilusión que experimenté aquella noche cuando millones de seres luminiscentes poblaron la orilla del lago, aquel éxtasis eterno y rígido, aquella claridad insoportable, no pudieron ser sepultadas por el miedo a morir. Comprendí que el miedo a la muerte siempre estaría presente y que aquel tumor, que crecía en el interior de mi cabeza y provocaba una percepción del mundo tan extravagantemente irreal, estaba ahí por algún motivo que no alcanzaba a comprender.

martes, 20 de mayo de 2014

Entrevista de Salvados a José Mujica



"Solamente estará vencido aquel que deja de luchar" (José Alberto Mujica Cordano)
 
¡Feliz cumpleaños, Sr. Mujica!
  

miércoles, 7 de mayo de 2014

Pisco


Nebulosa M27


En un UNIVERSO cambiante,
¿por qué la VERDAD debería ser inmutable?

ibso

Fuente de la fotografía: Instituto Astrofísico de Canarias IAC
Autor: Daniel López

jueves, 1 de mayo de 2014

Este jueves un relato: CRISIS



Cientos de ojos me observan inexpresivos,
y sigo sangrando;
miles de voces enmudecen sus quejas,
y continúo sufriendo;
millones de voluntades amputan la esperanza,
y aún estoy muriendo.

Vives ajeno a tu bienestar,
vives inconciente de tu suerte,
vives como si no existiera un mañana,
vives… porque yo muero.

Y en esta transmutada realidad
en la que yo soy tu y tu eres yo,
creamos ficciones de reproches
buscando culpables a nuestra desgracia…
sin comprensión, ni fe.

Seguimos adelante asesinándonos,
inventando la salvación egoísta
que jamás podrá ser;
porque somos uno
lo queramos o no,
lo creamos o no.

Y si el tiempo me quita esta razón,
si mi pesadilla solo era un mal sueño,
si el mundo era perfecto y yo no lo entendí:
dichoso quedaré de haber errado…



Mientras tanto

seguiré caminando;
intentando que las sombras se tornen soles,
deseando que nos sintamos como hermanos,

y que entre todos… seamos dioses.
 ibso

Más relatos de CRISIS en el blog de Pepe: Desgranando momentos

Fotografía tomada prestada del blog "FOTOARTE Cristina Faleroni".

viernes, 25 de abril de 2014

Este jueves un relato: PERSONAS



—No podrás imaginar a nadie hasta que no lo roces —me dijo Amparito parada en medio de la calle mayor, con los brazos extendidos y los ojos apretados.

Era nuestro juego favorito cuando la inocencia aún pintaba ranas que anhelaban ser príncipes, a mascotas que sabían volar o a lámparas antiguas con genios que concedían cuanto soñábamos.

—¿Qué imaginaste cuando me rozaste la primera vez? —le solté de sopetón ruborizado hasta las orejas.

—Que serías siempre mi mejor amigo —dijo muy bajito mirando sus zapatitos de lasitos rosa que la hacían parecer más mayor—. ¿Y tú?

No le conteste. Estaba reuniendo el valor suficiente.

Los ojos se le abrieron como platos cuando sus labios notaron los míos. Fue un beso fugaz, inocente y tierno, un beso que jamás olvidaré.

—Que serías siempre mi primer amor —le susurre al oído.

La vida duraría poco tiempo en el cuerpo de Amparito. Mi dolor aún lo conservo.

Cuando la vida me arrastra a la amargura y la depresión, salgo a la calle y busco el lugar más concurrido. Extiendo los brazos, apreto los ojos y dejo que los desconocidos me rocen. Entonces, como me enseñó Amparito, imagino sus vidas, imagino sus dolores y alegrías, sus motivos para existir. Y recuerdo su risa y sus ganas de vivir, recuerdo nuestros juegos, nuestros rubores y confidencias, nuestros paseos cogidos de la mano, nuestros besos inocentes.

Y vuelvo a sentir su corazón latiendo junto el mío.
 ibso

Más relatos de PERSONAS en el blog de Juan Carlos: ¿Y qué te cuento?

Fotografía tomada prestada del blog "FOTOARTE Cristina Faleroni".
Autor: Mont Sherar
 

jueves, 17 de abril de 2014

Este jueves un relato: Mara Laira


Hoy me he levantado y, como cada día, la rutina de siempre: asearme, vestirme, preparar el desayuno y encender el televisor para ver las noticias.

“Tensión fronteriza… escaramuzas… aumento de agresiones… primeros muertos… movilización de tropas… GUERRA… apoyo de aliados… fracaso de la diplomacia… agresión a otras fronteras… miedo… acopio de alimentos… posibilidad de entrar en la guerra… GUERRA EN EUROPA… el conflicto se extiende… amenaza de utilizar armas nucleares… terror…”, la señal de televisión se corta sin previo aviso.

Mara Laira termina parsimoniosamente su café; aún faltan cinco minutos para salir hacia la redacción.

“Mierda de informativos”, piensa. “En fin, otro día de hastío aguantando las sandeces de mi jefe, tengo que hacer algo con mi vida” concluye.

Una luz cegadora inunda la cocina. Poco después llega el atronador sonido y… ¡la nada!
ibso

Más relatos de Mara Laira en el blog de El Demiurgo de Hurlingham 
Banner de cabecera creado para la ocasión por Marifer Pizzani

viernes, 28 de marzo de 2014

Juventud, bendita juventud


Participación en el proyectos de Adictos a la escritura del mes de marzo. Temática del mes: "El desafío" 

El proyecto de este mes en Adictos a la escritura tenía dos fases. En la primera los participantes debían escribir una pequeña escena de no más de cien palabras. Tras crear parejas y intercambiarse las escenas, la segunda fase consistía en crear un relato siendo fieles a la escena inicial. Mi pareja para este reto literario es AnnSP, y esta es su escena inicial: 

A pesar de que el sol se había alzado hacía unas horas, el edificio aún seguía oscuro y frío como en la madrugada, desafiando al astro rey, que reinaba en todas partes menos en la Casa. La Casa, con mayúscula, porque el edificio de una planta, abandonado a merced del tiempo y el olvido, no se dejaba olvidar. Nadie sabía con certeza, un día los dueños estaban, al siguiente se fueron llevándose todas sus pertenecías. Menos la Casa. Nadie volvió por ella. Pasaron los años y el tiempo la fue masticando, pero jamás pudo tragarla.

 
Yashin conocía bien aquel edificio, de pequeño había jugado en el jardín de aquella casa abandonada situada a las afueras de su pequeño pueblo. Tenía fama entre los niños de estar habitada por fantasmas y sus amigos se retaban los unos a los otros, probando su valor, a ver quien se atrevía a entrar en ella y pasar la noche bajo su techo. Con el transcurrir del tiempo el temor dio paso a la curiosidad. Muchos fueron los intentos de penetrar en los misterios  de la vetusta mansión, intentos que siempre acabaron en fracaso; La Casa, además de estar cerrada a cal y canto, parecía protegida por una fuerza misteriosa que producía un extraño malestar en todo aquel que la tocara: los dolores de cabeza, los mareos y hasta una debilidad extrema fueron algunos de las dolencias que sufrieron Yashin y sus camaradas en cada una de sus incursiones.

Había pasado sesenta años desde que la viera por última vez. Ninguno de los que conocía entonces vivía ya. Sin familia, sin amigos, sin nadie que le recordara; sin darse cuenta se había convertido en una especie de fantasma cuyo pasado solo existía en sus recuerdos y cuyo futuro se le antojaba cada vez más incierto.


viernes, 7 de marzo de 2014

Gaia tiene miedo



Gaia tiene miedo, «miedo a los “mostuos”» como dice ella. Algunas noches, la niña se levanta de madrugada y se mete en nuestra cama sollozando. Otras, se despierta tan asustada que apenas es capaz de articular las palabras necesarias para llamarnos a gritos.

Gaia tiene miedo y nosotros, sus padres, la consolamos e intentamos des-creerla: «Los monstruos no existen, mi amor, son solo fruto de tu imaginación», le repetimos como en una letanía aprendida hace ya tanto tiempo de nuestros propios progenitores. Pero Gaia no termina de convencerse. Aún es muy pequeña para diferenciar lo que es real de lo que es imaginado o, quizás, nosotros seamos demasiado cobardes para decirle la verdad.

No nos gusta mentirle a nuestra hija, esa mentira que creímos cuando éramos pequeños; que nuestros propios padres nos contaban para tratar de que los terrores a los monstruos quedaran solamente en las pesadillas que se producían cuando dormíamos.

Pero la verdad siempre termina por aflorar, cuando creces, cuando el amor paternal deja de inventar ese mundo de fantasía.

Y la verdad, la terrible verdad es que… los monstruos si existen y son muy reales.

Pero no creáis que son fáciles de reconocer: los monstruos reales se parecen a nosotros, de hecho, no se diferencian a simple vista de cualquier otro ser humano. Podrían ser padres, podrían ser hermanos o hijos, nietos o sobrinos; incluso, puede, que los monstruos tengan miedo a los monstruos, igual que nosotros. Y lo más terrorífico es que… para otros… también nosotros podemos ser monstruos.

Gaia tiene miedo a los “mostuos” y nosotros, sus padres, tenemos miedo a que sufra en un mundo monstruoso, un mundo construido o permitido por padres y madres, por abuelos y abuelas, generación tras generación.

ibso

viernes, 21 de febrero de 2014

Algo de lo que Lizzie tiene que contarnos

Tenemos una fuerza, un poder tan grande, tan inmenso, que la mayoría de nosotros siquiera atisbamos a comprender. Esta es Lizzie Velasquez, una mujer de 25 años pequeña de estatura y con el peso de una niña, pero... ¿no os parece enorme?