sábado, 26 de septiembre de 2015

He estado dormido (reeditado)




He estado dormido. Mis ojos parecían abiertos pero no veían; mis oídos embotados por tanto ruido ininteligible, no escuchaban; mi mente, confusa, saturada de información sin generar cuestiones, sin vislumbrar respuestas, ordenaba a un cuerpo inerte, caricaturesca envoltura de un corazón sin empatía ni compasión.


Dormía, seguro, y ahora que despierto temo la claridad que me envuelve. Me aterra la premonición de un futuro tan seguro, tan oscuro, tan vacío, y quizás querría seguir soñando.

viernes, 18 de septiembre de 2015

Relato juevero: Retrato. "LAS SEMILLAS DE CORAZÓN" 2ª parte


Una semana más me presento ante vosotr@s con un relato para "los jueveros".
En esta ocasión conduce y presenta Juan Carlos Celorio con el tema "Un retrato". En su blog (¿Y qué te cuento?) podéis encontrar los enlaces al resto de participantes. 

Para la participación de esta semana he querido continuar un relato que tenía a medias: "Las semillas del corazón" (podéis leer la primera parte pinchando en el título). Decir que aún no está completo y no se cuando lo estará. Lo siento pero me gusta escribir así.

He usado una fotografía en vez de una pintura, pero creo que valía igual.

¡Espero que os guste!



 LAS SEMILLAS DEL CORAZON 
2ª parte

Sus ojos, aquellos ojos de niña traviesa que me enamoraron en mi juventud, se fueron apagando entre lágrimas y dolor.

Éramos viejos, demasiado viejos para estar vivos, demasiado viejos para sufrir tanto.

¿Cuántos meses han pasado ya? No lo recuerdo, no quiero recordarlo. Todo lo que tenía: trabajo, casa, familia, se fue, no queda nada, tan solo esta fotografía que evita que olvide su cara y, que sin embargo, clava un puñal en mi pecho cada vez que la miro.

Sus ojos estaban tristes y secos, su mirada perdida, su rostro había envejecido de repente y su pelo, aquella hermosa cabellera azabache de antaño, se torno gris en un parpadeo de la memoria.

Yo la besaba, sacaba fuerzas para continuar porque ella me necesitaba. Pero se apagaba sin poder evitarlo, su vida se apagaba como la llama en el pabilo de una vela sin cera.

¡Nadie debería sufrir tanto! ¿Por qué, Dios misericordioso…? ¿Por qué sufrimos tanto?

La guerra se llevó a mis hijos, se llevó a mis nietos, mis nueras y yernos, y cuando ella murió de pena… también se llevo mi vida.

Yo no estoy vivo y, sin embargo, estoy aquí, en otro país, en este jardín de flores donde por primera vez, desde que ella se fue, me he permitido llorar. Y he llorado, he anegado mi alma con las lágrimas durante toda la noche, aferrado a este último recuerdo. Y me he dicho que este sería un buen lugar para ser enterrado.

Pero al alba, de una ruinosa chabola, ha surgido una mujer casi tan anciana como yo y, arrodillándose ante mí, ha enjugado mis lágrimas intentado consolarme. Y ha cogido mis manos, y ha depositado tres semillas en ellas diciéndome: “permítame usted que le haga un regalo que le salvará la vida”. 
ibso

Nota del autor: este texto está dedicado a todos los refugiados de guerras del mundo. Comprender su sufrimiento es el primer paso para querer ayudarlos.

Fotografía tomada prestada del blog "FOTOARTE Cristina Faleroni".

sábado, 12 de septiembre de 2015

Cierre de convocatoria


Bueno, hasta aquí llegamos.

Ha sido una experiencia muy divertida ser vuestro anfitrión esta semana. No puedo negar que tenía mis dudas, sobre todo porque mi tiempo es limitado (de ahí que mis comentarios hallan sido tan tardíos), pero he disfrutado muchísimo y espero que vosotr@s también.

Hemos recorrido parte de la historia de la humanidad con visiones alternativas, imaginadas o interpretadas. Desde Himilce y Aníbal como una pareja muy normal, hasta un futuro indeterminado apocalíptico pero con esperanza; pasando por Cayo Julio Cesar con una hipotética salvación del magnicidio o la venganza de un esclavo, Hipatia y un sacrificio para salvarle la vida, Cristóbal Colón con una financiación catalana o la historia del vigía, otra visión de Juana I de Castilla que no parece tan loca, Velázquez y sus Meninas desde dentro, una España conquistada por los Franceses, la Inglaterra Victoriana de Jack "el destripador" con la detención del asesino, la posible niñez de Hitler y un Madrid contemporáneo contaminado radiactivamente.

Todos los relatos me han parecido soberbios, cada uno en su estilo he de recocer que os habéis lucido.

Daros las gracias nuevamente por haber participado y por el nivel de calidad de vuestros escritos.

Os dejo con Juan Carlos Celorio, que será vuestro anfitrión el próximo jueves.

Por último, me gustaría aprovechar la ocasión para proponer un añadido a las normas de las próximas convocatorias: una votación. Propongo puntuar los tres relatos que más nos han gustado con 1, 2 y 3 puntos. Dicha votación se podría realizar en el blog del anfitrión, en la entrada de la convocatoria, la de participantes o en una específica a tal fin. El sábado o el domingo, una vez cerrada la convocatoria, se daría el ganador de esa semana. Se trata de un aliciente más a nuestra afición de escritores. ¿Qué os parece?

Bueno, sin más me despido. Espero que no haya sido demasiado desastrosa mi conducción de este jueves. Os dejo un poquito de música.

Un abrazote para tod@s.



Este jueves: HISTORIAS SECUNDARIAS



Bueno, como anfitrión no iba a falta a mi propia convocatoria. Ya es una costumbre publicar mi relato uno de los últimos (si no el último).

Espero que os guste.



PD: para leer los relatos de los compañeros pincha aquí.


—Aquella noche salí a emborracharme. No podía permitir que mi conciencia me hiciera cometer un suicidio. Suicidio si, eso es lo que hubiera pasado de haber hablado, de haber denunciado aquel atroz incidente. Me hubieran echado a la calle o, incluso peor, me hubieran metido en prisión, deportado o que se yo. Desde un principio La Junta de Energía Nuclear quiso taparlo, que nada de aquello trascendiera. Incluso hoy en día, la mayoría de los habitantes no saben lo que paso en pleno centro de Madrid.



—Usted estuvo allí, era su turno. Cuénteme que pasó aquel 7 de noviembre de 1970.



—Fui un cobarde, lo sé, pero nos entró el pánico. No sabíamos que hacer con aquella mierda que se había desparramado por el suelo. Hasta que alguien, no recuerdo exactamente quien, se le ocurrió que podíamos echarle agua y tirarlo todo a la alcantarilla.



—¿Sabe que eso fue lo peor que podrían haber hecho?



—Sí, lo sé. Cuando empezaron a llegar los camiones cargados de hortalizas y verduras podridas con aquel olor nauseabundo, cuando empezamos a detectar isótopos radiactivos procedentes del vertido…, entonces lo supe. Se compraron ingentes cantidades de productos de las huertas del Manzanares, del Jarama e, incluso, del Tajo. A los agricultores se les contó una milonga para que no sospecharan. Y a la ciudadanía, cuando los rumores no pudieron ser acallados, se les dijo que había sido un vertido sin importancia. ¡Que gran mentira! Los niveles de radiación fueron nueve millones de veces superiores al valor máximo permitido. ¡Nueve millones! ¿Se puede hacer usted una idea de la magnitud del vertido radiactivo?


—La verdad es que me cuesta.



—Estamos hablando que vertimos a los ríos de la comunidad residuos del reactor con una actividad brutal. Isótopos radiactivos como el Cesio 137, Estroncio 90, Plutonio, Americio, Rutenio, etc.



—Y luego, ¿qué pasó?



—Lo que pasó es que se montó una carajina monumental con los americanos. Cuando el vertido llegó a Lisboa y los portugueses se encontraron con toda la fauna de peces muerta, se mosquearon. Los americanos, que no son tontos, dijeron: “¡Ah! Con que el caudillo quiere tener armamento nuclear propio. Espérate que este se va ha enterar de quien corta el bacalao”. Y mandaron Henry Kissinge a apretarle los huevos a Franco. Ni decir tiene que lo de la bomba atómica española murió en aquel instante.



—¡Perdone! Hay algo que no entiendo. Han pasado 45 años de aquello, ¿cómo es que no se ha divulgado este terrible suceso y no se han puesto medios para paliar los efectos que aún tiene?



—Es usted demasiado joven. Permítame decirle una cosa que quizás le ayude en su profesión de periodista: el poder siempre intenta tapar sus mierdas y en España, aunque tenemos una pretendida democracia, el poder sigue en las mismas manos que en otros tiempos.



 ibso


Algunos enlaces por si quieres saber más: 


jueves, 10 de septiembre de 2015

Se abre la convocatoria juevera. Lista de participantes.



¡Buenas noches!

Antes que nada daros las gracias por participar un jueves más en este divertimento literario. Seguro que lo pasaremos genial.

Como se trata de historias de la HISTORIA, lo más lógico sería ordenar vuestros relatos cronológicamente a la fecha que hayáis elegido. Pero, como seguramente sería un poco lioso, os enlazo como es costumbre (por orden de notificación) y cuando cierre la convocatoria los ordenaré como he mencionado.

Sin más preámbulos, aquí dejo la lista de participantes:

   





 





Nota: todas las imágenes están tomadas de internet. No se pretende dañar derechos de autor pero si fuera necesario se retiraría dichas imágenes.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Convocatoria para el jueves 10: HISTORIAS SECUNDARIAS.



¡Bienvenidos a tod@s a mi casa virtual! Pasad, pasad, poneos cómodos.

¡Uf! ¡Que nervios! Esto de ser primerizo como anfitrión es todo un reto, espero estar a la altura.

Bueno, al lío, que la concreción es una virtud que debo cultivar.

El tema para la convocatoria literaria del próximo jueves es:

HISTORIAS SECUNDARIAS

Explico un poquito la idea: consistiría en situar la acción en un momento histórico determinado (el que más os plazca) y contar otra versión de los hechos, ya sea una versión “no oficial” documentada y que realmente pasó o, una ficción sacada de nuestra imaginación. El protagonista (o protagonistas) de nuestro relato estaría íntimamente relacionado con lo sucedido en ese momento histórico, pero no sería el principal (o principales) que figuran en los libros de historia. Es decir, es como contar la historia desde otro punto de vista, abarcando acontecimientos y/o descubriendo claves que den al lector mayor comprensión de lo que realmente pasó (o pudo haber pasado).

¿Os gusta la idea? Espero que sí y que no esté repetida; como no he participado en todas las convocatorias no se si se habrá hecho antes.

Bueno, solo me resta invitaros nuevamente a mi casa virtual el próximo jueves. No faltéis, os esperaré con la fiesta preparada y un buen agasajo.

¡Ah! Se me olvidaba. Para los nuevos o los despistados, recordar someramente las normas de Tésalo:
  1. Relatos a ser posible de menos de 350 palabras.
  2. Se publica entre el jueves a primera hora y el viernes a última. El cierre es el sábado.
  3. Una vez publicado el relato, háganmelo saber con un comentario (donde se incluirá el enlace).
  4. Leer y comentar todos los relatos participantes.

Eso es todo amig@s. Un gran abrazo.

PD: por la gran variedad de posibilidades es obvio que, de poner alguna imagen al relato, deberéis elegirla vosotr@s.

sábado, 5 de septiembre de 2015

Relatos jueveros: LEYENDAS DE MI TIERRA


Una semana más me presento ante vosotr@s con un relato para "los jueveros" (el cuál publico tardísimo).
La anfitriona de esta semana es Perla Gris con el tema "Leyendas de mi tierra". En su blog (Et lux in tenebris lucet) podéis encontrar los enlaces al resto de participantes. 


LA LEYENDA DE GARA Y JONAY
  
 

En la fuente de Epina
tu rostro quisiste mirar,
halló agua mansa en la badina
signo del amor que iba a llegar.

Pero turbia tornó al instante
como tu alegría en confusión,
y al sabio Gerián preguntaste
el motivo de tal contradicción.

Misterioso la cuestión no aclara
más una advertencia dirá:
“Huye del fuego, princesa Gara,
o el fuego te consumirá”.

En las fiesta del Beñesmer
el joven Jonay se presenta,
el corazón sienten estremecer
y a todos su amor cuentan.

Aterrados contemplan la erupción
de Echeyde en la isla vecina,
y comprenden que la predicción
del sabio Gerián será su ruina.

Agulo a ella la vio crecer
en tierras del volcán nació él,
agua y fuego no pueden ser
prohibido su amor… apaciguado es.

Hay amores tan inmensos
que no hay mar que los divida,
cruzó Jonay aquel estrecho
no sin arriesgar la vida.

A lo alto de El Cedro huyeron
porque amenazaban sus vidas,
y en el pecho una laza hundieron
abrazados… sin salidas.

¡Ay mi dulce Gara!
¡Ay mi valiente Jonay!
Os recuerdan en la Gomera,
en vuestro parque: Garajonay.

ibso



Fotografía: Parque del Garajonay (La Gomera). Sacada de la web "Parques Nacionales de Canarias"